fbpx

5 grandes amistades de la historia del Jazz

Hoy es el Día del Amigo y, además de festejarlo con todos ustedes, compartimos las historias de 5 amistades que se dieron en la historia del Jazz entre tantas otras relaciones no tan felices en medio de luchas de egos y adicciones.

Billie Holiday y Lester Young

Él le puso el apodo Lady Day. Ella lo llamó Prez. Una historia de amistad que cae perfecta en la frase de que siempre hay un roto para un descocido. Los unió la tragedia y la oscuridad pero entre ellos encontraban luz. Grabaron juntos y luego se separaron muchos años.
En 1957 se reencontraron 20 años después en un programa de TV y quedó registrado su último encuentro. En marzo de 1959 se iría el saxofonista y pocos meses después la cantante.

Duke Ellington y Johnny Hodges

Hodges se unió a la orquesta de Duke Ellington en 1928. Solo se separó entre 1951 y 1955 cuando el productor Norman Granz lo convenció de formar su banda propia. Luego volvió a la orquesta junto a Duke hasta el día de su muerte.
Ellington lo estimaba de tal manera que accedió a grabar para Hodges el disco Side by Side, bajo la dirección total del saxofonista, algo poco habitual en su carrera.

Miles Davis y Gil Evans

“Ahora he aprendido bastante sobre escribir para no hacerlo. Dejo que escriba Gil. Le doy un boceto de lo que quiero y él lo termina. Incluso puedo telefonearle y contarle lo que tengo en mente, y cuando veo la partitura es exactamente lo que quería. Sólo Gil podría pensar en mi lugar de esa manera, siempre está escuchando cosas gitanas, sudamericanas y africanas. Cada vez que viene a mi casa trae un disco nuevo para mì”, decía Miles Davis sobre el bueno de Gil.
Más pruebas de esa amistad? Gil Evans tuvo un par de hijos y a uno lo llamó Miles.

Benny Goodman y Lionel Hampton

Dicen que Benny Goodman conoció a Lionel Hampton en un café donde trabajaba como camarero, cocinero y músico. La amistad que los unió los llevó a ser uno de los símbolos de la apertura cultural y tolerancia dando el primer concierto público de músicos interraciales.

Ella Fitzgerald y Marilyn Monroe

Quizás de las historias más conocidas. Ella ya era una cantante reconocida pero el racismo imperaba en aquella época en Estados Unidos y no le permitían presentarse en muchos clubes del momento. Marilyn estaba en su esplendor y era fan de la cantante.
Ella quería dar un show en 1955 en el Mocambo, el local de moda en Los Angeles pero sus dueños no aceptaban por su color de piel y por el estilo musical. Marilyn los llamó y los convenció de recibirla, a cambio de estar presente en primera fila, con todo el lobby que eso significaba.
El club explotó de público, cambió para siempre la carrera de Ella Fitzgerald quien reconoció que nunca más cantó en un local pequeño. Ah, Marilyn nunca fue al concierto.

Todavía No Hay Comentarios

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

NEWSLETTER

Recibí novedades y promociones antes que nadie