Lalo Schifrin en Primera Persona: Cuando Dizzy le cambió la vida para siempre

Hay historias que merecen ser contadas por sus protagonistas. Esta es la premisa que tomó Claudio Parisi (autor del libro Grandes del Jazz Internacional en Argentina – Gourmet Musical) para comenzar esta serie de registros para The Jazz Store, donde los músicos de Jazz más reconocidos de nuestro país abren sus memorias para dar cuenta de momentos únicos.

La charla con el pianista y compositor Lalo Schifrin tuvo lugar en su casa de Beverly Hills en junio de 2019 gracias a la gestión de Fernando Gelbard. En este extracto de la conversación Lalo recuerda sus inicios en el piano y cómo llegó a Estados Unidos de la mano de Dizzy Gillespi. Pero no lo vamos a contar nosotros, será Lalo Schifrin en Primera Persona:

Mi padre, Luis Schifrin, era el primer violín de la Filarmónica de Buenos Aires, así que en mi casa no había más que música. Él tenía dos hermanos, uno de ellos era Roberto Schifrin que tocaba el violonchelo también en la Filarmónica del Teatro Colón; y el otro Leopoldo Schifrin que tocaba el violín pero no en el Colon.

Por parte de mi madre también tenía dos hermanos y ambos también tocaban música clásica: uno tocaba el violín y también llegó a tocar el en Colon y el otro tocaba el oboe pero aparte de la música clásica le gustaba tocar tango, incluso llegó a aprender a tocar el bandoneón. Así que yo no podía concebir otra carrera que no fuera la de músico.

Mi padre decidió que a los 5 años (él lo decidió, no yo) estudiara piano. En el Teatro Colón había un gran pianista que tocaba para las bailarinas, el ballet, los cantantes de Ópera. Ese pianista se llamaba Enrique Barenboim, que era el padre de Daniel Barenboim. Ese fue mi primer maestro de piano, pero cuando nació Daniel quiso mostrarle el mundo y se fue a varios países y ahí tuve que cambiar de profesor.

El siguiente maestro fue Orestes Castronuovo y al final yo encontré a mi verdadero maestro cuando ya tenía 16 años, un gran maestro que había sido el director del conservatorio de Kiev y se escapó de Rusia en la época de Stalin.

Después tomé unas clases particulares con Juan Carlos Paz, que incluso a veces me daba clases en un café de la Calle Corrientes. Él me dijo un día: “Están otorgando becas para ir a estudiar al Conservatorio Nacional de Música de París”, así que fui al consulado francés en Buenos Aires e hice el examen. A los pocos días me llega una carta diciendo “FELICITACIONES USTED HA SIDO ACEPTADO POR EL CONSERVATORIO DE PARIS…”.

Después de hacer el “Servicio Militar” me fui por 4 años a estudiar a Paris y vuelví en marzo de 1956. Con todos los conocimientos de composición, arreglos y orquestación que había aprendido en Francia, cuando llegué a Buenos Aires formé una orquesta con la ayuda de un tipo que tenía mucha plata y le gustaba el jazz. También Radio Splendid me dio una gran posibilidad a través de Carlos Rodari. La orquesta empezó a tener mucho éxito, hicimos giras por todos lados.

Ese año, a fines de julio viene Dizzy Gillespie con su Big Band a Buenos Aires, auspiciado por el departamento de Estado de los EEUU y tuve la suerte que escuchó mi Orquesta porque tocamos para él una noche en el Rendez Vous.  Me acuerdo que Dizzy estaba sentado con su mujer en la primera mesa. Estaban por ahí también toda la Orquesta, Quincy Jones, Phil Woods, Benny Golson, Melba Liston, Charlie Persip. En fin, estaban todos. Fue ahí que él me escuchó y pasó algo que fue increíble. Lo veía todo el tiempo pero como yo estaba de espalda dirigiendo, en un momento que termina un tema miro y no estaba más ahí y pensé “No le gustó y se fue…”, pero yo no lo veía porque estaba atrás mío, entonces se me acercó:

Dizzy -“¿Quien escribió esta música?”
Lalo – “Yo, la escribí”
Dizzy -“Te querés venir a los EEUU conmigo?”

Yo no lo podía creer que Dizzy Gillespie me dijera eso. Y fue así como viajé para allá y a partir de ahí mi vida cambió para siempre…

Claudio Parisi

nació en Buenos Aires en 1960. Es arquitecto y periodista. Desde 2001 forma parte y conduce programas de radio vinculados a la música en general y al jazz en particular: Revuelto Gramajo, Soñando barcos, Jazz & Black, y columnas en varios programas como Rincón porteño (Nominado al Martín Fierro en 2010), Amigos del jazz argentino y Tiempo de decir, por distintas radios como FM 88.7 La Tribu, AM 1010 Onda Latina, AM 990 Splendid, AM 650 Radio Belgrano, AM 570 Radio Argentina, AM 1550 Estación Quince Cincuenta y FM Urquiza 91.7. En la actualidad conduce el programa La Herrería –llamado así como homenaje al legendario periodista de jazz Nano Herrera–, con diez años de historia y más de quinientos entrevistados entre músicos de la Argentina y del mundo.

Todavía No Hay Comentarios

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

NEWSLETTER

Recibí novedades y promociones antes que nadie