Los Tres Chanchitos y el Jazz: Dos cortos animados donde el Lobo siempre pierde

Música y tiempo

Three Little Bops es un corto animado de 1957, dirigido por Friz Freleng para la serie de Looney Tunes de la Warner Bros, uno de los más conocidos, versión del relato infantil Los tres chanchitos. En este caso, forman un grupo de jazz que se mueve de un local a otro, construidos de distintos materiales, del que el Lobo intenta participar sin éxito alguno.

El Lobo ya no es el personaje con el deseo de comer, como en el cuento original; ahora quiere demostrar sus habilidades artísticas. El problema es que los chanchitos hacen interpretaciones que están más cerca del estilo West Coast y el Cool que de la trompeta del lobo, quien, por otro lado, la utiliza de manera pésima. Y, justamente, el encargado de la música del corto fue Shorty Rogers, una de las cabezas en la innovación de esos años.

El “Big Bad Wolf” se podría traducir como un “Big Band Wolf”. Quiere entrar en un ambiente que ya no le pertenece, el de los nuevos conjuntos de fines de los años ’50, con sus formaciones reducidas y con un mayor protagonismo de cada uno de sus integrantes.

Es una época de un jazz de clubes, más de nicho, lejos de la marginalidad de sus comienzos y de la masividad posterior. Desde un punto de vista de los prejuicios de ese momento, era un jazz de blancos relajados que quería más escuchar que bailar (aunque en el corto hay un salto a la pista).

Las líneas y pinceladas de los intrumentos por sobre la mancha de la trompeta. Coincide con el estilo visual de los dibujos animados y con el arte de tapa de los discos de la época: Síntesis, colores planos que se salen de las líneas y división tajante del espacio. También un cambio de época, que se adaptaría mejor a la televisión en la necesidad transmitir un producto sin tantos detalles para una mejor visualización en una pantalla muy chica.
Pero en esta versión de la fábula nadie pierde. A veces, en los dibujos animados los personajes mueren. El Lobo va a parar al infierno y ahí si aprende a tocar bien la trompeta, lo que le permite ingresar en el grupo. Como Roberto Johnson, le vende el alma al diablo para ser un gran intérprete, y lo logra, aunque sea en forma de espectro.

 

Los otros Tres Chanchitos

Una versión anterior del cuento en relación a la música es Hams that couldn’t be cured, (1942) dirigido por Walter Lantz para Universal, donde se revela la verdadera historia del cuento infantil.

Aquí, la casa que se destruye es la del Lobo, un maestro de música clásica, por parte de tres alumnos porcinos que actúan salvajemente al modo de La Naranja Mecánica. Más que traviesos, los chanchitos se comportan como amantes de la violencia y no dejan vejamen por hacer a su profesor.

Un corto desatado, en el que se subvierten los polos, y que, sin empacho, tiene al jazz como arma que arremete contra las clases hogareñas con pentagrama y carpetitas al crochet. Acá ejerce un efecto revulsivo que no tiene en Three Little Bops, aunque el Lobo sea el factor de conflicto cuando el jazz iba tomando un carácter más exclusivo. La furia física de esos dibujos animados para adultos fue disminuyendo con el paso del tiempo, al punto de que hoy podrían ser reprendidos en algunos aspectos.

El Lobo es más víctima que victimario en ambas reversiones animadas. En la de Lanz por elitista y en la de Freleng por no aggionarse. Hay algo de revelación adolescente en los cerditos frente a la cultura adulta, una diferenciación que uno podría imaginar para un tercer corto, que iría del rock & roll y más allá. No hay moraleja en estos casos en relación al material de las casitas, si una mayor fortaleza de las capas culturales que se empezaron a acumular desde la mitad del siglo XX, cada cual con menos puntos en común con la anterior.

Martín Gómez Cánepa

Soy dibujante, antes que nada, y licenciado en comunicación. Escribí en LivingJazz Magazine y Revista Char-leston. Prefiero hacer crítica y ensayo, principalmente de cine y televisión, pero leo de todo.

Todavía No Hay Comentarios

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

NEWSLETTER

Recibí novedades y promociones antes que nadie