Norman Granz: el empresario que cambió la historia del Jazz

Fue figura fundamental y fundacional de la historia del Jazz Moderno. Las carreras de artistas como Oscar Peterson y Ella Fitzgerald fueron fuertemente influenciadas por su trabajo como empresario. Fundó sellos discográficos, organizó conciertos memorables y luchó contra la segregación racial. Aquí un breve repaso de los puntos relevantes de la vida de Norman Granz:

Jazz at the Philharmonic

Granz comenzó a organizar en la década del 40 una serie de Jam Sessions itineraria que fue el punto germinal de los mejores músicos del Jazz moderno. En estos grandes conciertos-jam participaron la mayor parte de las grandes figuras del jazz de tres décadas: Ella Fitzgerald, Duke Ellington, Oscar Peterson, Dizzy Gillespie, Jimmy Smith, Stan Getz, Roy Eldridge, Coleman Hawkins e Illinois Jacquet, entre muchos otros.

 

Verve y Pablo

Además de producir los conciertos, el productor nacido en Los Angeles de padres judíos-ucranianos, tomó registro de la música fundando varios sellos discográficos. Primero fueron Clef y Norgran, que terminarían fusionándose en 1956 en Verve. Luego en los 70 sería el momento del sello Pablo, en honor a su amigo Pablo Picasso, quien le dibujó el logo.

Cu Bop

Consiguió el encuentro entre el músico cubano Machito y Charlie Parker para grabar para Verve los primeros registros de Latin Jazz en lo que se denominó Cu Bop. Era una fusión entre el Bebop imperante de Parker y Dizzy Gillespie en sus inicios con el afrocubano de músicos como Mario Bauzá, Chano Pozo, Tito Puente y el propio Machito. Esa sociedad continuó hasta 1951.

 

Charlie Parker

Tuvo una relación de altos y bajos con Charlie Paker y sus adicciones. Sin embargo Granz siempre estuvo allí, tanto cuando el saxofonista fue encontrado con heroína por la policía y se le quitó el carnet para trabajar como para llevarlo a ver a su familia en medio de sus momentos más oscuros.

 

Ella Fitzgerald

La carrera de la cantante venía en ascenso pero fue con el empresario que tomó el vuelo para ser una artista mainstream. Se convirtió en su manager y la llevó a presentarse a los más grandes escenarios. También grabó los recordados discos dedicados a los más grandes compositores de la música norteamericana como Cole Porter e Irving Berlin.

Lucha contra la segregación racial

Como si fuera poco, Granz fue un activo promotor contra la segregación racial. Las mencionadas jams eran su idea para llevar el jazz a los grandes escenarios derribando los prejuicios raciales. “Creía que el Jazz podía servir como un arma social contra la segregación”, aseguró. “Hizo una cuestión de honor asegurarse de que todos los artistas viajaran juntos, en primera clase si era posible, y que tuvieran idéntico acceso a las mismas condiciones de confort”, decía el músico y productor Ben Sidran.

Todavía No Hay Comentarios

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

NEWSLETTER

Recibí novedades y promociones antes que nadie